Beatriz Sevilla

Estudió Física. Eso lo explica casi todo, aunque huyó todo lo rápido que pudo y ahora se dedica a la comunicación de la ciencia. De pequeña le costaba mucho decidir la proporción entre los lazos y los extremos en los cordones de las deportivas, desde entonces le abruman cosas igualmente nimias (además de las cosas grandes que abruman a todo el mundo), y por eso lo canaliza en la ficción. También escribe poesía en minúsculas y a veces da charlas sobre la mujer en la ciencia. En su tiempo libre le gusta ver series bonitas, beber vino blanco y escribir sobre sí misma en tercera persona, porque es un poco petarda.

 

Libros publicado en Amor de Madre: